lunes, 23 de abril de 2018

Paletería e insulto

El ayuntamiento de Madrid ha plantado 80 meninas chungas en el espacio público de la ciudad así, a lo tonto, para fastidiar.


Es verdaderamente agotador que no le dejen a Madrid respirar a gusto ni quince días: Cuando no hay un estorbo hay otro, cuando no hay una patochada hay otra. Pero es que además vale todo. No hay criterio, no hay valoración.

Que conste que para estas cosas me caen mejor la alcaldesa actual y su equipo que lo que ha habido antes, pero sigue prosperando el infantilismo cultural, la paletería y, lo que es peor, el insulto.


Sí, el insulto. Porque a la gente que se dedica al arte y al diseño no se la trata bien, apenas se le dan facilidades ni ayudas, y cuando se organiza un evento como este se invita a toreros, cantantes, actores... gente de la prensa del corazón que de pronto se arranca con esto porque al fin y al cabo para estas cosas todo el mundo tiene mucho talento, mucha originalidad y muy buen gusto, ¿no?1

La idea que subyace (y que también sobrevuela) es que esto lo sabe hacer cualquiera, que esto es solamente una cuestión de actitud y buen humor, despreciando así, absolutamente, todo el talento que puedan tener quienes lo tengan, y todos los estudios y conocimientos que hayan podido adquirir quienes hayan consagrado su vida a ello.
Con otras profesiones y oficios no se atreverían, pero esto da igual. Esto, al fin y al cabo, es cosa de pintamonas. Y pintamonas podemos serlo todos.

Me vais a llamar maniático, pero que el Auditorio
Nacional de Música del estado español no lleve tilde
en Música es otro síntoma más. Cultura, cultura.

Qué poco respeto. Qué atropello. Qué paletería y qué insulto a quienes sí saben.
La gente que se dedica a la ilustración, al diseño y al arte tiene pocas oportunidades. Y además se supone que su trabajo no es tal, sino una especie de vicio compulsivo que hacen gratis.
-María Esmeralda, hazme un dibujito de esos que se te dan tan bien.
-Julio Desiderio, anda, diséñame el rótulo del bar, que tienes muy buenas ideas.
Sí, claro, gratis. ¿Cómo me vas a cobrar por un dibujo, a mí, que soy tu amigo? (Pero a otro amigo de la cuadrilla que arregla neumáticos sí le pagas). Ya te invito luego a una caña y a unas bravas. Al fin y al cabo te voy a dar visibilidad, publicidad.

Y cuando el ayuntamiento decide hacer esa patochada en la que los artistas y diseñadores podrían darse a conocer de verdad (y de paso cobrar decentemente su trabajo) se lo dan a unos personajes que no tienen ni idea de esto. Porque para hacer esto no hace falta tener idea ni saber, leches, que esto no es operar a corazón abierto.
Así que quienes hayáis estudiado bellas artes, diseño, artes y oficios, arquitectura, etcétera, haber estudiado algo decente.


1.- En el artículo que he enlazado al principio vienen algunos de los artistas. No los he querido citar para no poner sus nombres en negrita, enlazarlos ni ponerlos en la lista de etiquetas.

1 comentario:

  1. Todo es igual,
    nda mejor,
    lo mismo un burro
    que un gran profesor.

    ResponderEliminar