miércoles, 14 de septiembre de 2016

La tilde

Dedicado a mi amigo Francis,
mi asesor personal de euskera.

La semana pasada -el día 6 de septiembre- se conmemoró el octogésimo aniversario de la muerte de José Manuel Aizp... Aizp... Aizp... como se diga. Y como se escriba.

Retrato de J.M.A., por Juan Cabanas Erauskin

Yo siempre escuché y escribí Aizpua, como hace el autor de la reseña en la wikipedia. (Véase).

Aizpúrua y Labayen, Fachada de la sede de AGP, 1928.

El relato de su muerte -fue fusilado ante la tapia del cementerio de Polloe, en San Sebastián- aparece en mi libro Necrotéctonicas. (Sí, ya sé: De nuevo publicidad de esa magnífica colección de relatos).

Aizpúrua y Labayen, Fachada de la bisutería Pajarón y Castelví, 1930.

En la primera versión de mi texto yo había escrito Aizpurúa, con tilde en la última u para romper el diptongo y que se leyera como lo he oído siempre y como lo sigo pronunciando: Aizpua.

Aizpúrua y Labayen, Estudios para restaurante en Monte Ulía, 1927.

No obstante, en otro sitios he leído (y sigo leyendo) Aizpurua y -oh, no puede ser- Aizpúrua.

Labayen (1900-1995) y Aizpúrua (1902-1936)

Y, lo que me parece increíble con lo tiquismiquis que soy con las tildes, en la versión definitiva del libro (que os recomiendo) lo cambié a esa última versión aparentemente absurda: Aizpúrua.

El estudio de Labayen y Aizpúrua en C/. Prim, 32. San Sebastián

¿Por qué lo hice? Ahí voy. Os debo una explicación, y esa explicación que os debo os la pienso pagar.
En primer lugar, el euskera no tiene tildes, de manera que lo correcto es escribir Aizpurua. Porque el apellido es puro euskera: Aitz quiere decir "roca", y burua es "cabeza" y también se extiende a "la parte que sobresale". Es decir, Aitzburua: La cabeza de una roca o la parte sobresaliente de una roca.

Jesús Olasagasti, José Manuel Aizpúrua, 1930

La pronunciación de este apellido en euskera sería algo así como Aispú-rú-á. Sí: tres acentos, tres golpes: pú-rú-á.

José Manuel Aizpúrua

Por lo tanto, tiene poco sentido decir Aizpua (como yo he hecho siempre y sigo haciendo en mi fuero interno), que recoge sólo uno de esos tres acentos, y no el más importante. El principal, el más sonoro, el que marca la cadencia de los otros, es el primero: Aizrua. Pero precisamente ese no lleva tilde en castellano, como no la lleva egio, abio, água. Es palabra llana -la última sílaba lleva diptongo- y termina en vocal. No se acentúa (o, mejor dicho, no se tilda).

Aizpúrua y Labayen, Restaurante en Monte Ulía, 1927 

De manera que lo lógico sería pronunciar Aizpurua y no poner tilde. Y sin embargo yo, absurdamente, desde hace poco tiempo escribo Aizpúrua, pero sigo pronunciando Aizpurúa, como he hecho siempre. No lo puedo evitar. Qué lío.

 Aizpúrua y Labayen, Centro de atracción y turismo, San Sebastián, 1932

El motivo que me decidió a hacer tal cosa es que vi que el arquitecto firmaba Aizpúrua. También le he visto algunas firmas sin tilde, pero la mayoría la tienen. Sobre la primera u.


El algunas firmas la tilde -apenas un punto- me pareció una mota casual, una mancha, pero después de examinar todas las firmas que pude conseguir creo que es indudable que pone JMAizpúrua.

 Aizpúrua, Vivienda unifamiliar

Para mayor abundamiento, su sobrina le llama Aizpúrua, y ella misma firma Aizpúrua, en la  nota biográfica que escribió para la exposición que hizo el Reina Sofía en 2004 sobre su faceta de fotógrafo.


Por cierto, que en la reseña de la web del MNCARS (clicad la imagen de arriba para ampliarla) vemos Aizpúrua en el título de la exposición y en el pie de la foto. Pero en la ficha pone Aizpurúa. Que lío. (El mismo que me hago yo).

 Aizpúrua y Labayen, Escuelas de Ibarra, 1930

Me queda la duda de si en los años 30 la RAE tenía otra norma ortográfica que la que rige actualmente al respecto. Yo diría que no.

Aizpúrua, Piscina en Ondarreta, San Sebastián, 1931

Podría ser que el interesado, intentando enfatizar la ya mencionada pronunciación Aiz-pú-rú-á viera su apellido como tetrasílabo y por lo tanto esdrújulo, y con esa tilde señalara la separación de ru-a en dos sílabas.

Aizpúrua y Labayen. Club Náutico. San Sebastián, 1929
(Recientemente restaurado por José Ángel Medina Murua) 

En resumen, me decanto por respetar los deseos del protagonista y de su familia, y escribir Aizpúrua de ahora en adelante, aunque vuelvo a repetir que con eso vence la alternativa que menos sentido tiene, pues no respeta la ortografía de ninguna de las dos lenguas. 

Aizpúrua y Labayen, Pastelería y salón de degustación Sacha, San Sebastián, 1930

Pero eso en Aizpúrua me parece apropiado. Me parece alegórico. En él, en su corta vida y en su desaforada muerte, siempre prevaleció lo que menos sentido tenía, lo más inesperado y raro, lo más ridículo y lo más heroico.


(Si te ha gustado esta disquisición filológica y cansina, que ha sido sólo una excusa para poner estas estupendas imágenes, alguna de las cuales tal vez no conocieras, perdóname la pesadez y clica el botón g+1 que verás aquí debajo. Muchas gracias). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada